« INICIO / Archipiélago de las letras / Eugenio Padorno

José Clavijo y Fajardo

José Viera y Clavijo – Textos escogidos

De VIDA DEL NOTICIOSO JORG E SARGO

CAPÍTULO IX

Lo que sucedió a Jorge en el camino y cómo entró en la ciudad (Fragmento).

Ahora me acuerdo lo que oí decir a un anciano, hablando de los corrompidos vicios de los hombre, que si preguntaran hoy en día, qué quiere decir cristiano, había de responder:« Hombre que tiene dinero», porque está tan arraigado en los humanos corazones el vicio del dinero, que solo el que lo tiene es tratado como tal, mas el pobre de todo es espernible*, y para que lo veas, escucha.

Como siguiese mi camino para La Laguna y fuese al alcance de unos mozos de mula, para ir en su compañía conversando (que es alivio del cansancio de caminantes), y a ellos llegase, como cortés los saludé, mas ellos mirándome de pies a cabeza, sonriéndose, no me correspondieron, sino tocando de espuela dieron a vivas carreras, voceando las desvergüenzas que tales caminantes usan, mas yo, armándome de paciencia, no repliqué, sino con mi espacio llegué al puerto que llaman el Agua García, en donde estaban unos arrieros almorzando: llegué a ellos, y saludándolos me arrimé a un risquete a descansar, mirándolos con cuatro ojos por ver si me daban algún bocado, porque tenía ganillas de comer sin tener qué.

Ellos, aunque lo advertían, se hacían bobos, y engullendo como brutos, tiraban por su pescado frito, y trago de vino va y viene, sin darme un piensito siquiera, y yo haciéndome la boca al agua, pues para todos están francas sus corrientes, y bebí lo que necesité. Después que acabaron de almorzar, y doblasen sus servilletas, sacó uno unos ricos y costosos vestidos galoneados, y dijo los llevaba a vender a quien los quisiese. Yo, que estaba echando el ojo a lo que hacían, y me pareciesen buenos, me acerqué, y diciendo: «a ver, amigo», alzó la voz y dijo: «Retírese, hermano, no sucie con su porquería mis vestidos». Mas, con altivez, le dije: «Vamos despacio, que sé tener obligaciones para comprarlos, y por su hablada, solamente los compro ¿cuánto pide?».

*Espernible= delicado, débil.

 

De LOS VASCONAUTAS

CANTO PRIMERO

Aquellos que en un tiempo
Dieron a la Gaceta cuna y trono,
La fama a Daute, a Diego Pum el ruido,
Risa a las Gracias, llantos al encomo,
Balanza a Astrea, flechas a Cupido,
Razón al chiste y al buen gusto tono,
Ya cantan tristes el adiós y el viaje
Del genio que les dio fuego y coraje.

Cuéntanos, musa, dinos ¿cuál estrella
Del millón que ilumina el puro espacio,
Contra nosotros enemigo bella,
Serena el mar, no escucha mi querella,
Le abrevia a la Tertulia el cartapacio
Y conduce a la orilla ya resuelto
Bajel que vino y no debió haber vuelto?

«¡Miguel! ¡Ángel Miguel! ¿En esa altura
Te puso el rey Fernando y Tenerife
Para ser del azufre y nieve pura
Guarda, administrador o almojarife?
¿No ves que por las ondas se apresura
En busca de estas playas un esquife?
Pues allí hay Argonauta que desea
Robarse al vellocino y a Medea.

Bajo tu protección está Niveria
Suelta de la cadena al cancerbero
Y deja que su cólera nefaria
Perturbe al cielo, al aire; al mar entero;
Deja que los estragos de Canaria
Persigan en el golfo al marinero;
Y en premio de estas viles acechanzas,
Deja que asista a algunas contradanzas».

 

De LOS MESES
PRIMAVERA-MARZO

CANTO PRIMERO

Fatigada la tierra al fin del yugo,
En que el tirano invierno la ha tenido,
Por entre las ventiscas y las nieblas,
Sacudiendo la escarcha y el granizo,
Hacia el radiante padre de los meses,
Vuelve los tristes ojos, da un suspiro,
Y con voz ate-rida así le clama:
¡O fuente de la luz! ¿ donde te has ido?
Ven ya del Austro, ahuyenta las tinieblas
Que malparan mi faz: disipa el frío,
Pon silencio a los bravos Aquilones;
Y en mi aflicción mostrándote propicio,
Restitúyeme luego a los halagos
Del verano, mi esposo!!!…Esto le dijo.
El sol la escucha y con piadoso pecho
Al celeste Ecuador volviendo el tiro
De los cuatro caballos de su carro
Pone en fuga al Invierno, acalla el silvo
Del airado huracán, y llama pronto
Al vernal equinocio desde el Nilo….

 

CHULADA BURLESCA A LA PERDURABLE INTEMPERIE DE LA CIUDAD DE LA LAGUNA

(Fragmento)

INVIERNO

Con cuarteles de invierno
ya nos encierra,
por estar en campaña
mejor no fuera.

Que en lluvias tantas
el no descampar
nunca son las batallas.

Aquí, en invierno, todos
somos corteses,
pues a la entrada somos
arrastrapieces

y es por mirarnos
estatuas de Nabuco
con pies de barro.

Una Laguna forman
aguas celestes.
porque en ciudad tan llana
no son corrientes.

Y en este lago
conozco a mil sujetos
que están raneando

El los días de invierno
ni el Sol nos sale
porque a todos da el frío
con que alumbrarse.

Que aquí se nota
que hasta el sol tiene frío,
pues se encapota.

 

DE HISTORIA NATURAL DE LAS ISLAS CANARIAS

Almuñecar (Vitis Almuñecara): Especie de parra que produce una uva de granos grandes, blancos, aovados y de crecidos racimos: fruto de muy grato sabor, y muy aparente para pasas. Cultívase en Tenerife y parece que fue traída de Almuñecar, pueblo del reino de Granada, que en árabe quiere decir plaza donde se venden pasas ; a causa del comercio que parece que se hacía allí de las uvas pasas de esta casta de viña en tiempo de los árabes.

Alondra (Alauda): Pájaro pequeño de color pardo con collar negro, y de canto agradable. También se llama calandria en castellano y alouette en francés. Su particular distintivo es tener el dedo posterior más corto que su uña. Los historiadore s de nuestro primer conquistador, Juan de Bethencourt, celebran las alondras del Hierro (Cap.65). Se dice que la hembra hace al año tres crías de cuatro o cinco huevos.

Foncaliente (Fons Thermalis): Caldas o termas que fueron muy famosas, y visitadas de naturales y extranjeros en la isla de La Palma. Llamóse también la fuente santa, por la virtud medicinal de sus aguas, en cuyo baños hallaban remedio los dolientes de diversas enfermedades, particularmente los tocados por el mal venéreo: por lo que acudieron a ella de países remotos durante todo el siglo décimo sexto, no sin considerables ventajas del país, que apellidaban Indias de Foncaliente. El volcán que el 13 de Noviembre de 1646, reventó por sobre Tigalate, arruinó casi enteramente esta fuente tan salutífera. Su situación es hácia la punta meridional de la isla, en el territorio del lugar de Mazo, no léjos del mar; y acaso no sería difícil ni demasiado costoso, el apartar las la vas volcánicas que la encubren.

 

De HISTORIA DE CANARIAS

La famosa cuestión de San Borondón (Fragmentos)

El rumor de las apariciones de esta isla es sin duda posterior al descubrimiento y conquista de las Canarias, porque si los historiógrafos d e Béthencourt el Grande hubiesen adquirido noticia de ella, no es probable que se resolviesen a omitirla.

Pero es constante que, desde los principios del siglo XVI, ya la reputación de esta nueva tierra atormentaba el juicio de los naturales y extranjeros. Ya entonces, dice el portugués Luis Perdigón que el rey de Portugal había hecho merced de esta isla a su padre, si la descubriese; bien que, cuando se firmaron los artículos de la paz de Évora, 241 y la corona de Portugal cedió a la de Castilla su derecho a la conquista de las Canarias, se nombró entre ellas la Non Trubada o Encubierta. Ya desde entonces negarles a los habitantes de La Palma, Hierro y Gomera que lo que solían ver en ciertos tiempos del año hacia el Oesudoeste de La Palma y al Oesnoroeste d e El Hierro no era una tierra real y verdadera, sino una ilusión de la vista auxiliada de la imaginación preocupada, era darles la mortificación de negarles una cosa evidente, porque entre ellos siempre ha habido personas que saben distinguir entre la tierra y una acumulación de nubes; que observaron aquella aparición a una misma distancia, en el mismo sitio, de una misma magnitud y configuración; que tuvieron cuidado de dibujar la perspectiva en diferentes ocasiones y que, comparando los dibujos, han tenido la satisfacción de hallarla uniforme. En efecto, aquella tierra siempre se ha delineado corriendo Norte Sur, formando hacia el medio una considerable degollada o concavidad y elevándose por los lados en dos montañas muy eminentes, mayor la de la parte septentrional. Se ha juzgado que distará 40 leguas de la isla de La Palma, y que podrá tener 87 de largo y 28 de ancho. Véase aquí uno de los últimos dibujos de San Borondón, hecho en La Gomera, año de 1759, y la carta en que un religioso franciscano habla a un amigo suyo con el estilo sincero de quien no dice más que lo que cree…

Todas las mencionadas objecciones que oponen los críticos a la existencia de la isla de San Borondón todavía parecerían endebles, si no se hubiese salido por tantas veces en busca suya inútilmente. Tantas deberán ser las réplicas, cuantas han sido las expediciones; y tanto debe ir perdiendo aquella isla de su existencia, cuanto tiempo tardare en descubrirse. Decir o adivinar que está cubierta eternamente de nubes y que esta obscuridad impide el hallazgo es recurso infeliz, porque, como observa el ilustrísimo Feijoo: «¿Quién quita a las embarcaciones irse derechamente a esas nubes que la cubren? Y en caso que se finja ser aquellas nubes como las de la Georgia, que no permitan penetrarse, ¿cómo arribaron algunos marineros por casualidad (según se cuenta) a aquella isla? Más: en aquellos días clarísimos en que se divisa, fácil sería despachar prontamente un bajel, el cual, en este caso, no la perdería de vista». 307 Añado yo: ¿Cómo, desde la cumbre del elevado Pico de Tenerife (que comprehende más de setenta leguas al mar) o de sus faldas, jamás se ha divisado tal isla, ni clara ni nebulosa? A los que imaginan que la corriente del agua es allí tan extraordinaria y violenta, que desvía las embarcaciones, precisándolas a otro rumbo, les pregunta y arguye el mismo Feijoo: «¿Cómo arribaron los que por casualidad arribaron? O este grande ímpetu es a veces, o continuo; si a tiempos, fácilmente se pudo observar la coyuntura favorable para que arribasen las embarcaciones destinadas a este intento; si continuo, ningún bajel podría arribar jamás».

 

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA.

  • Historia de Canarias – José de Viera y Clavijo Ed. Goya Ediciones, 1982. Santa Cruz de Tenerife
  • Biografía de Viera y Clavijo a Través de sus obras – Enrique Romeu Palazuelos Ed.ACT 1981 Santa
    Cruz de Tenerife
  • La Tertulia de Nava – Enrique Romeu Palazuelos-Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna 1977
  • Josephus Viera y Clavijo Presbyter Canariensis – Sebastián Hernández Gutiérrez Gobierno de Canarias/Ayuntamiento Los realejos. 2006

Para los textos, los citados en la bibliografía del autor.

Compartir

Otros textos disponibles

De El espíritu del río

1913
El espíritu del río (1913), Juana Fernández Ferraz.

De Materia en olvido

2008
Materia en olvido (2008), Ana M.ª Fagunto.

De Trasterrado marzo

1999
Trasterrado marzo (1999), Ana M.ª Fagunto.

De La miríada de los sonámbulos

1994
La miríada de los sonámbulos (1994), Ana M.ª Fagundo.

De El sol, la sombra en el instante

1994
El sol, la sombra en el instante (1994), Ana M.ª Fagundo.

De Retornos sobre la siemprer ausencia

1989
Retornos sobre la siemprer ausencia (1989), Ana M.ª Fagundo

De Como quien no dice voz alguna al viento

1984
Como quien no dice voz alguna al viento (1984), Ana M.ª Fagundo.

De Desde Chanatel el canto

1981
Desde Chanatel el canto (1981), Ana M.ª Fagundo.

De Configurado tiempo

1974
Configurado tiempo (1974), Ana M.ª Fagundo.

De Diario de una muerte

1970
Diario de una muerte (1970), Ana M.ª Fagundo.

De Isla adentro

1969
Isla adentro (1969), Ana M.ª Fagundo

De Brotes

1965
Brotes (1965), Ana M.ª Fagundo

De A la fiera amada y otros poemas

1985
A la fiera amada y otros poemas (1985), Orlando Hernández Martín.

De Poema coral del Atlántico

1974
Poema coral del Atlántico (1974), Orlando Hernández Martín.

De Claridad doliente

1964
Claridad doliente (1964), Orlando Hernández Martín.

De Máscaras y tierra

edit. 1977
Máscaras y tierra (edit. 1977), Orlando Hernández Martín.

De Catalina Park

edit. 1975
Catalina Park (edit. 1975), Orlando Hernández Martín.

De La promesa, fiesta en el pueblo

1996
La promesa, fiesta en el pueblo (1996), Orlando Hernández Martín.

De La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos

1993
La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos (representada en 1993), Orlando Hernández Martín.

De El hechizado

1980
El hechizado (representada en 1980, edit. 2017), Alicia Hernández Martín.

De Teo juega al tenis con las galaxias

1974
Teo juega al tenis con las galaxias (estrenada en 1974, edit. 1975), Orlando Hernández Martín.

De Cigüeñas en los balcones

1974
Cigüeñas en los balcones (representada en 1974, edit. 2017), Orlando Hernández Martín.

De Zarandajas

1973
Zarandajas (estrenada en 1973, edit. 1974), Orlando Hernández Martín.

De El encuentro

1972
El encuentro (estrenada en 1972, edit. 1974), Orlando Hernández Martín

De Frente a la luz

1972
Frente a la luz (1972, edit. 2017), Orlando Hernández Martín

De Prometeo y los hippies

1970
Prometeo y los hippies (representada en 1970, edit. 1971), Orlando Hernández Martín

De Fantasía para tres

1966
Fantasía para tres (representada en 1966), Orlando Hernández Martín

De …Y llovió en Los Arbejales

1968
Y llovió en Los Arbejales (1968), Orlando Hernández Martín

De La ventana

1963
La ventana (1963, edit. 1972).

De Tierra de cuervos

1966
Tierra de cuervos (1966 y 2017)

De El barbero de Temisas

1962
El barbero de Temisas (1962), Orlando Hernández Martín
Pedro Álvarez de Lugo

Textos escogidos

Luis Alemany

Textos escogidos

Alfonso Amas Ayala

Textos escogidos

María Rosa Alonso

Textos escogidos

Graciliano Afonso

Prólogo de Carlos de Grandy a la primera edición de la Antología de Literatura Isleña

Álbum de Literatura Isleña

Lágrimas y flores. Producciones literarias

Victorina Bridoux y Mazzini

Textos escogidos

Textos escogidos

Juan Cruz

El Pensador

José Clavijo y Fajardo

Textos escogidos

Félix Casanova de Ayala

Textos escogidos

José Carlos Cataño

Textos escogidos

Félix Francisco Casanova

Textos escogidos

Bartolomé Cairasco de Figueroa

Textos escogidos

Víctor Doreste

Textos escogidos

Domingo Doreste

Textos escogidos

Ventura Doreste Velázquez

Textos escogidos

Cecilia Domínguez Luis

Textos escogidos

Agustín Espinosa

Textos escogidos

Ramón Feria

El Espíritu del río (fragmento)

Juana Fernández Ferraz

Textos escogidos

Luis Feria

Textos escogidos

Ana María Fagundo

Textos escogidos

Pedro García Cabrera

Textos escogidos

Juan Manuel García Ramos

Textos escogidos

Emeterio Gutiérrez Albelo

Textos escogidos

Pancho Guerra

Textos escogidos

Gaceta de Arte

Textos escogidos

Ángel Guerra

Textos escogidos

Cristóbal del Hoyo Solórzano y Sotomayor

Textos escogidos

Tomás de Iriarte

DE Dado de lado (selección)

Juan Ismael

Textos escogidos

Pedro Lezcano

Textos escogidos

Elsa López

Textos escogidos

Pilar Lojendio

Textos escogidos

Ignacia de Larra

Textos escogidos

Domingo López Torres

Textos escogidos

Tomás Morales

Textos escogidos

Isabel Medina

Textos escogidos

Ángela Mazzini

Textos escogidos

Sebas Martín

Textos escogidos

José María Millares Sall

Textos escogidos

Arturo Meccanti

Textos escogidos

Agustín Millares Sall

Textos escogidos

Sebastián de la Nuez Caballero

Textos escogidos

Antonio de la Nuez Caballero

Textos escogidos

Pino Ojeda

Textos escogidos

Sebastián Padrón Acosta

Textos escogidos

Pedro Perdomo Acedo

Textos escogidos

Manuel Padorno

Textos escogidos

Eugenio Padorno

Textos escogidos

Benito Pérez Galdós

Textos escogidos

Mercedes Pinto

Textos escogidos

Juan Bautista Poggio

Textos escogidos

Carlos Pinto Grote

Textos escogidos

Benito Pérez Armas

Textos escogidos

Alonso Quesada (Rafael Romero)

Textos escogidos

Olga Rivero Jordán

Textos escogidos

Pepa Aurora (Josefa Rodríguez Silvera)

José Rivero Vivas

José Rivero Vivas

Textos escogidos

Domingo Rivero

Textos escogidos

Julio Antonio de la Rosa

Textos escogidos

José María de la Rosa

Textos escogidos

Jorge Rodríguez Padrón

Textos escogidos

Alexis Ravelo

Textos escogidos

Lola Suárez

Textos escogidos

Textos escogidos

Natalia Sosa Ayala

Textos escogidos

Fernanda Siliuto