« INICIO / Archipiélago de las letras / Eugenio Padorno

Orlando Hernández Martín

De Prometeo y los hippies

Fragmento del cuadro primero

Al apagarse las luces de la sala para comenzar la ceremonia teatral, se iluminará una gigantesca flor, símbolo de los jóvenes florales que, presionada por un ventilador oculto, gesticulará mientras una voz en “of” dice lo siguiente.

FLOR.— Señoras y señores: de habérseme enviado oficialmente, tenía que haber venido oficialmente uniformado, sin olvidar el tambor para anunciar mi edicto. Pero los autores son siempre más benévolos que las ordenanzas, y el mío se contenta con exponer solamente un retazo de la vida de los componentes de ese movimiento, para muchos tan extraño, que han emprendido los hippies, por cuyo conocimiento sentirán ustedes, posiblemente, una gran curiosidad.

Yo no les voy a definir a los hippies, porque no me siento capaz de juzgar ni encasillar a nadie, y mucho menos a ellos. De ellos se han dicho muchas cosas, y como siempre que se habla demasiado, se han cometido excesivas barbaridades. Lo cierto es que ellos son seguidores de una nueva ética, a la que sostiene como a toda razón, la estética. Y así, frente a las imposiciones del consumo aterrador, oponen la sencillez de vida; frente al puritanismo y la dureza maquinal del trabajo, la alegría y el placer; en contra de la papagallería de las banderías políticas, el mitin de sus canciones, enervantes como el mismo corazón del ritmo. Frente a la guerra, la paz. Frente al odio, la fraternidad y el amor para todo, sin hueco alguno para la violencia.

Esto es lo que al parecer intentan ellos. Demasiado, claro. Pero nadie debe frenar, por excesivas, las justas apetencias. Y en cuanto a Prometeo, ¿qué puedo decirles de Prometeo? Todos lo conocen de sobra, porque es un ciudadano histórico y bien documentado. Se trata de ese mito que ha sido explotado por todas las facetas del arte. Él fue un revolucionario humanista, que robó el fuego a la mentira de los dioses del Olimpo para entregárselo a los hombres, que tanto lo necesitaban. Él les procuró su manejo y anduvo siempre preocupado por enseñarles los secretos del arte, la política y la libertad, como si se tratara de cualquier cosa. Pero, naturalmente, eso no se lo podían perdonar los dioses tiranos, quienes desde entonces le encadenaron, sin que hasta la fecha se haya podido liberar de sus cadenas.

Este Prometeo, humano como un hombre más, es el que vamos a ver entre los hippies.

De lo que en este encuentro suceda, ustedes podrán juzgar.

(Apenas la flor ha terminado, una música sicodélica invade el escenario. Al levantarse el telón, aparece ante el espectador toda la magia de un campo de concentración hippie, en pleno valle. Los personajes lucen los más dispares y multicolores vestuarios y largas melenas. Sentados en el suelo, unos fuman, indolentes; otros manejan instrumentos musicales, mientras otros se adornan con coronas y collares de flores. Hacia un lateral, oculto entre el follaje, Prometeo, casi un busto, aparece encadenado. No faltará quienes se hagan el amor. Tras los primeros compases de deslumbramiento musical y el centelleante relampagueo de las luces multicolores, RINGO y MONTSI, que parecían estar dialogando, rompen a hablar en voz alta).

MONTSI.— Pues sí, le grité bien claro: “Todo ese discurso es inútil, porque desde tu butacón de barrigudo satisfecho y desafiante, de viejo inquisidor, nunca llegarás a convencerme. Así que déjate de cacarearme tu inventado drama generacional, porque me has perdido para siempre…”. Fue lo último que le vomité en su cara de cerdo.

RINGO.— No te molestes en seguir contando, aquí se da todo por sabido; en nuestro Valle la vida comienza como el día, que nadie sabe si empieza con el alba o al anochecer. ¡Qué más da!

LÚCULO.— Ya está bien de caricias, Pompy, que por ahora no me quedan más fuerzas.

POMPY.— Las personas tendríamos que tener los brazos más grandes que la redondez de la tierra. ¡Todo sería entonces maravilloso!

Compartir

Otros textos disponibles

De El espíritu del río

1913
El espíritu del río (1913), Juana Fernández Ferraz.

De Materia en olvido

2008
Materia en olvido (2008), Ana M.ª Fagunto.

De Trasterrado marzo

1999
Trasterrado marzo (1999), Ana M.ª Fagunto.

De La miríada de los sonámbulos

1994
La miríada de los sonámbulos (1994), Ana M.ª Fagundo.

De El sol, la sombra en el instante

1994
El sol, la sombra en el instante (1994), Ana M.ª Fagundo.

De Retornos sobre la siemprer ausencia

1989
Retornos sobre la siemprer ausencia (1989), Ana M.ª Fagundo

De Como quien no dice voz alguna al viento

1984
Como quien no dice voz alguna al viento (1984), Ana M.ª Fagundo.

De Desde Chanatel el canto

1981
Desde Chanatel el canto (1981), Ana M.ª Fagundo.

De Configurado tiempo

1974
Configurado tiempo (1974), Ana M.ª Fagundo.

De Diario de una muerte

1970
Diario de una muerte (1970), Ana M.ª Fagundo.

De Isla adentro

1969
Isla adentro (1969), Ana M.ª Fagundo

De Brotes

1965
Brotes (1965), Ana M.ª Fagundo

De A la fiera amada y otros poemas

1985
A la fiera amada y otros poemas (1985), Orlando Hernández Martín.

De Poema coral del Atlántico

1974
Poema coral del Atlántico (1974), Orlando Hernández Martín.

De Claridad doliente

1964
Claridad doliente (1964), Orlando Hernández Martín.

De Máscaras y tierra

edit. 1977
Máscaras y tierra (edit. 1977), Orlando Hernández Martín.

De Catalina Park

edit. 1975
Catalina Park (edit. 1975), Orlando Hernández Martín.

De La promesa, fiesta en el pueblo

1996
La promesa, fiesta en el pueblo (1996), Orlando Hernández Martín.

De La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos

1993
La verbena de Maspalomas: comedia canaria en dos tiempos (representada en 1993), Orlando Hernández Martín.

De El hechizado

1980
El hechizado (representada en 1980, edit. 2017), Alicia Hernández Martín.

De Teo juega al tenis con las galaxias

1974
Teo juega al tenis con las galaxias (estrenada en 1974, edit. 1975), Orlando Hernández Martín.

De Cigüeñas en los balcones

1974
Cigüeñas en los balcones (representada en 1974, edit. 2017), Orlando Hernández Martín.

De Zarandajas

1973
Zarandajas (estrenada en 1973, edit. 1974), Orlando Hernández Martín.

De El encuentro

1972
El encuentro (estrenada en 1972, edit. 1974), Orlando Hernández Martín

De Frente a la luz

1972
Frente a la luz (1972, edit. 2017), Orlando Hernández Martín

De Fantasía para tres

1966
Fantasía para tres (representada en 1966), Orlando Hernández Martín

De …Y llovió en Los Arbejales

1968
Y llovió en Los Arbejales (1968), Orlando Hernández Martín

De La ventana

1963
La ventana (1963, edit. 1972).

De Tierra de cuervos

1966
Tierra de cuervos (1966 y 2017)

De El barbero de Temisas

1962
El barbero de Temisas (1962), Orlando Hernández Martín
Pedro Álvarez de Lugo

Textos escogidos

Luis Alemany

Textos escogidos

Alfonso Amas Ayala

Textos escogidos

María Rosa Alonso

Textos escogidos

Graciliano Afonso

Prólogo de Carlos de Grandy a la primera edición de la Antología de Literatura Isleña

Álbum de Literatura Isleña

Lágrimas y flores. Producciones literarias

Victorina Bridoux y Mazzini

Textos escogidos

Textos escogidos

Juan Cruz

El Pensador

José Clavijo y Fajardo

Textos escogidos

Félix Casanova de Ayala

Textos escogidos

José Carlos Cataño

Textos escogidos

Félix Francisco Casanova

Textos escogidos

Bartolomé Cairasco de Figueroa

Textos escogidos

Víctor Doreste

Textos escogidos

Domingo Doreste

Textos escogidos

Ventura Doreste Velázquez

Textos escogidos

Cecilia Domínguez Luis

Textos escogidos

Agustín Espinosa

Textos escogidos

Ramón Feria

El Espíritu del río (fragmento)

Juana Fernández Ferraz

Textos escogidos

Luis Feria

Textos escogidos

Ana María Fagundo

Textos escogidos

Pedro García Cabrera

Textos escogidos

Juan Manuel García Ramos

Textos escogidos

Emeterio Gutiérrez Albelo

Textos escogidos

Pancho Guerra

Textos escogidos

Gaceta de Arte

Textos escogidos

Ángel Guerra

Textos escogidos

Cristóbal del Hoyo Solórzano y Sotomayor

Textos escogidos

Tomás de Iriarte

DE Dado de lado (selección)

Juan Ismael

Textos escogidos

Pedro Lezcano

Textos escogidos

Elsa López

Textos escogidos

Pilar Lojendio

Textos escogidos

Ignacia de Larra

Textos escogidos

Domingo López Torres

Textos escogidos

Tomás Morales

Textos escogidos

Isabel Medina

Textos escogidos

Ángela Mazzini

Textos escogidos

Sebas Martín

Textos escogidos

José María Millares Sall

Textos escogidos

Arturo Meccanti

Textos escogidos

Agustín Millares Sall

Textos escogidos

Sebastián de la Nuez Caballero

Textos escogidos

Antonio de la Nuez Caballero

Textos escogidos

Pino Ojeda

Textos escogidos

Sebastián Padrón Acosta

Textos escogidos

Pedro Perdomo Acedo

Textos escogidos

Manuel Padorno

Textos escogidos

Eugenio Padorno

Textos escogidos

Benito Pérez Galdós

Textos escogidos

Mercedes Pinto

Textos escogidos

Juan Bautista Poggio

Textos escogidos

Carlos Pinto Grote

Textos escogidos

Benito Pérez Armas

Textos escogidos

Alonso Quesada (Rafael Romero)

Textos escogidos

Olga Rivero Jordán

Textos escogidos

Pepa Aurora (Josefa Rodríguez Silvera)

José Rivero Vivas

José Rivero Vivas

Textos escogidos

Domingo Rivero

Textos escogidos

Julio Antonio de la Rosa

Textos escogidos

José María de la Rosa

Textos escogidos

Jorge Rodríguez Padrón

Textos escogidos

Alexis Ravelo

Textos escogidos

Lola Suárez

Textos escogidos

Textos escogidos

Natalia Sosa Ayala

Textos escogidos

Fernanda Siliuto

Textos escogidos